Niveles

• Frases que se utilizan en situaciones muy concretas y predecibles.
• Pueden interactuar de forma sencilla, siempre que el interlocutor colabore.
• Pedir cosas muy concretas e informarse sobre su ubicación.
• Presentarse y utilizar saludos y expresiones de despedida básicos, interesarse por el estado de sus interlocutores y reaccionar ante noticias.
• Participan en conversaciones de forma sencilla y logran hacerse entender, aunque no hagan precisiones en relación con la temporalidad de los hechos y cometan errores frecuentes.
• Repeticiones a ritmo más lento, reformulaciones y rectificaciones.
• Son capaces de procesar textos escritos muy breves y sencillos

  • Manejar un repertorio limitado de recursos lingüísticos y no lingüísticos sencillos.
  • Estructuras sintácticas básicas (que incluyen frases o fórmulas memorizadas).
  • Conocimientos muy generales sobre convenciones sociales y referentes culturales del mundo hispano.
  • Se comunican de forma comprensible y clara, aunque resulte evidente su acento extranjero.
  • Pueden identificar el tema de que se está hablando si los interlocutores se expresan despacio y con claridad.
  • Son capaces de enfrentarse a textos breves, que contengan indicaciones o información sencilla.
  • Textos emitidos por los medios de comunicación (prensa, televisión, etc.)
  • Necesitan con frecuencia reformulaciones y repeticiones y se sirven de apoyos visuales para asegurar la comprensión.

• Repertorio amplio pero sencillo de vocabulario, estructuras y fórmulas aprendidas.
• Ponen en juego los conocimientos generales del mundo hispano (referentes culturales, normas y convenciones de carácter sociocultural).
• Se comunican adecuadamente en un registro neutro, aunque con suficiente flexibilidad como para adaptarse a diferentes situaciones.
• Se expresan con razonable corrección, aunque vacilen o hagan pausas para pensar lo que van a decir y cometan errores (especialmente de pronunciación)
• Saben cómo pedir a alguien que aclare o desarrolle lo que acaba de decir.
• Tienen suficientes recursos lingüísticos y no lingüísticos como para desenvolverse y comportarse adecuadamente en las situaciones sociales en las que participen.
• Disponen de suficiente vocabulario, estructuras, fórmulas aprendidas,
• Son capaces de enfrentarse a textos auténticos producidos por hablantes nativos, en un nivel de lengua estándar.
• Necesitan que el discurso tenga una estructura clara y, si se transmite oralmente, que esté articulado con claridad y con un acento normal.

  • Grado de fluidez, precisión y naturalidad suficientes como para que sus interlocutores no tengan que hacer un esfuerzo especial.
  • Tienen un nivel de conciencia de la lengua que les permite evitar errores que den lugar a malentendidos y utilizan suficientes recursos como para salvar situaciones de ambigüedad y aclarar lo que el interlocutor ha querido decir.
  • Consideran el efecto que producen sus comentarios y tienen en cuenta tanto la situación de comunicación como a sus interlocutores para adaptar el registro y el nivel de formalidad a las distintas circunstancias.
  • Son capaces de participar en una conversación o debate mostrando habilidades de cooperación: reaccionan adecuadamente a las afirmaciones y deducciones que hacen otros hablantes y contribuyen al desarrollo de lo que se está hablando.
  • Durante el transcurso de reuniones profesionales o seminarios, pueden seguir el ritmo de discusiones animadas e identifican los argumentos de los diferentes puntos de vista.
  • Expresan sus ideas y opiniones con precisión.
  • Pueden enfrentarse a cualquier tipo de texto que trate tanto temas concretos como abstractos, incluyendo debates técnicos dentro de su especialidad.
  • Comprenden películas y obras de teatro siempre que se emplee el registro de lengua estándar.
  • Pueden localizar detalles relevantes en textos extensos y complejos, identifican con rapidez el contenido y la importancia de la información y deciden si es necesario un análisis más profundo.
  • Pueden hacer resúmenes, en los que dejan claras estructuras y secuencias e incluso analizan puntos de vista. Pueden tomar notas en conferencias sobre temas especializados, aunque tienden a detenerse en las palabras y perder parte de la información.

• Comunicarse con fluidez y naturalidad, casi sin esfuerzo, con pocas vacilaciones, incluso en situaciones complicadas o con circunstancias adversas de ruido o interferencias.
• Utilizan el registro adecuado a cada tipo de situación y se desenvuelven de forma coherente y consistente en distintos registros.
• Hacer gestiones por teléfono.
• Reconocen registros; son capaces de captar el sentido implícito de lo que oyen o leen, puesto que comprenden la carga connotativa de modismos, frases hechas y expresiones coloquiales, aunque puede que necesiten confirmar detalles, sobre todo si el acento es desconocido.
• Humor.
• En los ámbitos laboral o académico, son capaces de hacer presentaciones y de redactar informes claros, detallados y bien estructurados sobre temas complejos, con cierta extensión, destacando las ideas principales y defendiendo puntos de vista.
• Pueden enfrentarse a una amplia serie de textos extensos y complejos dentro de su vida social, profesional o académica.
• Son capaces de reconocer una amplia gama de expresiones idiomáticas y coloquiales y de apreciar cambios de registro.
• Pueden transmitir el contenido para otras personas con gran precisión, a través de notas, paráfrasis y resúmenes.

• Todo tipo de situaciones, incluso imprevistas, y a las complicaciones en las que se puedan ver envueltos.
• Se expresan con precisión, propiedad y facilidad en el uso de la lengua y son capaces de transmitir matices sutiles de significado.
• Se desenvuelven sin problemas en distintos registros y tienen un buen dominio de expresiones idiomáticas y coloquiales.
• Tienen un buen dominio de expresiones idiomáticas y coloquiales y saben apreciar los niveles connotativos del significado.
• Son conscientes de las implicaciones de carácter sociolingüístico y sociocultural en el uso de la lengua por parte de los hablantes nativos y saben reaccionar en consecuencia.
• Pueden mediar con eficacia entre hablantes de español y de su comunidad de origen teniendo en cuenta las diferencias socioculturales y sociolingüísticas.
• Pueden comprender a cualquier interlocutor, incluso cuando trata temas abstractos y complejos de carácter especializado.
• Participan plenamente de la vida laboral o académica, sin gran desventaja frente a los hablantes nativos.
• Pueden enfrentarse a cualquier tipo de texto, transmitido oralmente o por escrito, recibido de forma directa o retransmitido.
• Comprenden conferencias y presentaciones especializadas aunque contengan un alto grado de coloquialismos, regionalismos o terminología poco habitual.
• Comprenden e interpretan de forma crítica prácticamente cualquier tipo de texto, incluidos los abstractos y de estructura compleja o textos literarios y no literarios con muchos coloquialismos.

Los profesores de GSD están formados en Español como Lengua Extranjera, todos ellos se basan en estos principios para elaborar sus programaciones didácticas.
• Evitar la rigidez: cierta negociación con los alumnos en la determinación de los contenidos concretos.
• Orientada a la acción.
• Considera a la lengua como elemento en uso que nos sirve para desempeñar tareas concretas.
• Establecer contenidos y dinámicas que faciliten el uso de la lengua desde una posición instrumental.
• Objetivo: se comuniquen lo mejor posible y que sepan resolver con éxito situaciones comunicativas.
• Que aprenda fuera del aula, a lo largo de toda su vida, de forma independiente.